Gracias a la implicación del sector tecnológico, se han desarrollado diversas medidas, procesos y herramientas para que personas que con discapacidad auditiva y visual puedan acceder a contenidos audiovisuales en condición de igualdad. A pesar de ello,  el uso de estos recursos todavía es muy limitado y en estos días de confinamiento somos mucho más conscientes de la necesidad de proporcionar contenidos accesibles a todas las personas por igual. Por esta razón creemos que hoy, más que nunca, es necesario promover el uso del subtitulado, la audiodescripción y la lengua de signos para “no dejar a nadie atrás” tal como plantea la Agenda 2030 de la Convención Internacional sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad.

En estos momentos, los principales retos en el ámbito audiovisual pasan por mejorar la calidad del subtitulado y aumentar la aplicación de la audiodescripción y la lengua de signos. Desde Aptent Soluciones, queremos reiterar nuestro compromiso hacia la accesibilidad brindando un servicio de alta calidad y reivindicando la importancia de adaptar los medios audiovisuales a las necesitadas del colectivo de personas con discapacidad.

Es primordial conseguir que todas las personas puedan acceder a cualquier contenido audiovisual en condiciones de igualdad. En esta línea, Francisca Rigo, usuaria habitual del servicio de audiodescripción y técnica de accesibilidad, nos comenta: “la accesibilidad es un derecho, también una oportunidad de negocio, pero sobre todo es una obligación legal y es imprescindible tener en cuenta criterios de calidad para los servicios dar estos servicios”.

La Audiodescripción para personas ciegas es un sistema de apoyo a la comunicación que pretende compensar la carencia de captación de la parte visual contenida en cualquier tipo de material audiovisual, suministrando una adecuada información sonora que aporta los datos necesarios para que la obra se comprenda lo mejor posible.

Personas con discapacidad visual vienen denunciando la falta de audiodescripción en este tipo de contenidos y también la falta de accesibilidad en las mismas plataformas web. Así nos dice Salvi Melguizo: “no suele ser fácil acceder a la plataforma, tiemblo cada vez que hay una actualización o cambian algo”. Reivindica con ello que “las productoras deben hacer accesibles sus productos, porque la cultura es para todos y cualquiera en cualquier momento lo puede necesitar y sobre todo porque es un derecho”. 

Por otro lado, en Aptent trabajamos también con el Subtitulado, servicio que va destinado a las personas sordas. A través de esta medida se pueden comprender los diálogos de una pieza audiovisual de forma escrita, transmitiendo también toda aquella información necesaria  para la mejor comprensión, como puede ser el tono, el ambiente, los personajes que intervienen, etc. La transcripción a tiempo real de programas en directo también es una forma de aplicar esta medida.

Domingo Pisón, usuario del subtitulado y la lengua de signos, amigo de Aptent desde sus inicios y trabajador del sector audiovisual, comenta que aún en la actualidad la oferta de subtitulado en todas las formas audiovisuales sigue  siendo limitada desde cine, televisión, tv a la carta y otras plataformas. 

Así mismo, Domingo defiende que estas medidas son necesarias “porque no se trata de un capricho, sino un derecho fundamental al acceso a la información, comunicación y entretenimiento que ahora, más que nunca, es cuando más limitados estamos por las numerosa oferta audiovisuales”. Además, sostiene que son medidas que a la larga benefician a las empresas audiovisuales por contar con mayor número de espectadores ya que, según sus palabras, “el sector audiovisual, sin la gente, no son nada”.

Todas estas medidas de accesibilidad están enfocadas en el beneficio de nuestros usuarios, con el objetivo de una inclusión total que permita su inmersión sin impedimentos en el mundo de la cultura y de la información. En definitiva, son medidas que todavía son reclamadas y debemos, por ello, motivar al sector audiovisuales a tenerlas en cuenta. 

 

 

Artículo elaborado por Yessica Maciá y Lucía Mendoza con la colaboración de Salvi Melguizo, Domingo Pisón y Francisca Rigo

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmailby feather