Según Plena Inclusión, aproximadamente un 1% de la población española tiene algún tipo de discapacidad intelectual o del desarrollo. Y según los números recogidos por el IMSERSO en las diferentes CC.AA., a finales de 2015 había en España un total de 268.633 personas con una discapacidad intelectual reconocida (con grado igual o superior al 33%). Esto supone un 9% del total de personas con discapacidad reconocida en España.

Conscientes de esta situación, en la temporada 2015/16 decidimos apostar por abrir las funciones de Teatro Accesible al colectivo de personas con discapacidad intelectual, ofreciendo dos nuevos servicios de accesibilidad cognitiva. Así, se ofrecieron las primeras sesiones en colaboración con los teatros La Latina y Bellas Artes de Madrid. Las obras fueron Lluvia constante, La plaza del diamante y Los vecinos de arriba.

De esta forma, las personas con discapacidad intelectual se sumaban a las personas mayores y personas con discapacidad auditiva y/o visual, que ya disfrutaban en todas las sesiones de servicios de accesibilidad. Dado el interés que despertó esta primera temporada, después le han sucedido dos ediciones más inforporando funciones con accesibilidad cognitiva no sólo en Madrid, sino también en las ciudades de Murcia y Barcelona.

                                

Además de las ayudas técnicas habituales que prestamos en las funciones de Teatro Accesible (subtitulado, audiodescripción, bucle magnético y sonido amplificado) en estas funciones también se ofrecen programas de mano en lectura fácil y se lanzan audioexplicaciones durante la obra a través de receptores FM. Todo ello para facilitar la comprensión de la obra al colectivo de personas con discapacidad intelectual.

Un aspecto importante a tener en cuenta, es que se trataba de una iniciativa pionera. Por ello y debido a la ausencia de una metodología clara, tuvimos que realizar una fase previa de investigación para evaluar posibles sistemas de trabajo, las ayudas técnicas e incluso asignar un nombre a las mismas. Así, se adoptó el concepto de “audioexplicación” – similar al de audiodescripción – para definir a aquellas explicaciones o acotaciones redactadas utilizando la lectura fácil, que reciben a través de un auricular las personas con discapacidad intelectual durante una función de teatro.

Tras finalizar la labor de investigación, acordamos que el proceso de trabajo se iba a componer de varias fases: adaptación, varias validaciones, realización de la función adaptada y posterior valoración. En todas estas etapas hemos contado con la colaboración de personas con discapacidad intelectual y expertos en este ámbito, como son las asociaciones Plena Inclusión Madrid y Grupo Amás, y las empresas Dilofácil y Cooperativa Altavoz. Nos dejamos asesorar por los expertos en este ámbito y el resultado no pudo ser más satisfactorio.

Tras incorporar este servicio en la quinta temporada de Teatro Accesible, y de cara a la segunda, analizamos el feedback tanto de los usuarios que habían acudido a esta primera experiencia piloto como de las asociaciones involucradas en la creación de contenidos. Y una de las sugerencias nos pareció tan atractiva, que no pudimos hacer otra cosa que ponerla en práctica.

Al igual que sucedió con el concepto de “audioexplicación”, también se fijaron en experiencias previas con otros colectivos como la discapacidad visual y en concreto, en un servicio muy potente que se estaba prestado en el Teatro de la Zarzuela: las visitas táctiles. En ellas, las personas ciegas podían pasear por la escenografía, hablar con los protagonistas e incluso tocar el vestuario de todo el elenco, completando así el servicio de audiodescripción que recibirían después.

Así, adaptamos este concepto a las necesidades de personas con discapacidad intelectual, y en mayo de 2017 realizamos una visita previa para este colectivo con la colaboración del Teatro Bellas Artes de Madrid. Este evento incluyó un recorrido por bambalinas donde el personal del teatro nos mostró el trabajo que no se ve en una función, pudimos recorrer el escenario donde nos ubicaron y finalmente charlamos con los intérpretes, que accedieron a responder preguntas sobre sus personajes y las relaciones entre ellos.

Esta visita, aparentemente sencilla, supuso un una gran fuente de información y un gran apoyo para aclarar algunos conceptos de cara a la futura función accesible. Con ella se buscaba enriquecer la información derivada de la obra para posibilitar una mejor comprensión por parte de las personas con discapacidad intelectual, y que posteriormente se apoyarán en el libreto de mano en lectura fácil y las audioexplicaciones.

Además de estas iniciativas, también sería interesante indicar a través de pictogramas o en lenguaje fácil los elementos de la señalética del teatro, así como los programas de mano de aquellos espectáculos dirigidos a personas con discapacidad intelectual.

Para profundizar más sobre las pautas en el ámbito de la accesibilidad cognitiva, recomendamos leer esta guía de recomendaciones que elaboró FEAPS (ahora Plena Inclusión) hace un par de años.

Escrito por Beatriz Lerones

Periodista, proyecto de clown y enamorada de la lengua de signos.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmailby feather